Se me olvido

¡Méjico lindo¡ Y sus canciones
Esta canción fue escrita por: Juan Gabriel, con el Mariachi Vargas de Tecaliclan (1974)

Probablemente ya de mi te has olvidado.
Y mientras tanto yo… te seguire esperando.

No me he querido ir para ver si algún día
Que tu quieras volver… me encuentres todavía.

¡Por eso aún estoy, en el lugar de siempre¡
En la misma ciudad y con la misma gente,

Para que tu al volver no encuentres nada extraño
Y sea como ayer ¡y nunca más dejarnos¡

Probablemente estoy pidiendo demasiado,
… se me olvidaba ya que habíamos terminado.

¡Que nunca volverás¡ que nunca me quisiste¡

Se me olvido otra vez
Que solo yo te quise…

Por eso aún estoy en el lugar de siempre
En la misma ciudad y con la misma gente….

No rechaces los sueños por ser sueños.

Un poeta especial y maravilloso:
Pedro Salinas (1891-1951) España

No rechaces los sueños por ser sueños,,
todos los sueños pueden ser realidad.
… si el sueño no se acaba…

Si soñamos que la piedra es piedra, ¡eso es piedra¡
Lo que corre en los ríos no es un agua,es un soñar…

La realidad disfraza su propio sueño
Y dice “yo soy el sol, los cielos, el amor”
Pero nunca se va, nunca de pasa,

Si fingimos creer que es más que un sueño,y vivimos soñándola ¡soñar¡
Es el modo que el alma tiene para que nunca se le escape
… lo que se le escaparía si dejamos de soñar…

¡Que es verdad lo que no existe¡

¡Solo muere… un amor que ha dejado de soñarse¡
Hecho materia y que que se busca en tierra…

La balada inédita

Un poema del gran poeta Julio Floes.

Sentado en una piedra del camino
Y como presa de pesar profundo,
Una tarde cantaba un peregrino
Una canción… que me quedo doliendo.

Una canción que el alma me penetra como un escalofrío,
Una balada de rebosante hiel,
Triste es su letra… ¡pero mucho más triste es su tonada

“El sol iba a morir, un rojo lampo de luz,como un largo hilo de seda,
Se enredaba en los árboles del campo y sangraba en la frente de Aeda.”

Llégueme al trovador desconocido,
Y emocionado pregúntele: ¿en donde aprendiste ese canto tan sentido
Que a mi clamor parece que responde¿
Y el contestome con acento blando, ¡con un acento musical¡

“Os digo que lo aprendí no sé dónde ni cuándo…
¡Porque a verdad nació conmigo¡ ¡ese canto es mi ruta, es mi alegría¡
¡Refresca mi fatiga y mi quebranto¡ cuando a hablar comencé… ya lo sabia,
Y desde entonces sin cesar lo canto…
De mi orquesta interior el es mi eco que hago soñar en la tardía calma
Y que al salir por el oscuro eco de mi boca glacial…¡me alivia el alma¡
Con el recorro el mundo paso a paso,y siempre en los parajes campesinos,
Me gusta, ¡cuando el sol baja a su ocaso, cantarlo en la quietud de los caminos¡”

¿Quien eres¿ pregunte y el dijo:

“El viejo camarada mejor del desengaño, nunca a los hombres de acercarme dejó
Y… aunque ellos no me ven… ¡los acompaño¡
Yo soy el acicate, soy el grito que se escapa de los labios moribundos
El ¡ay¡ que repercute en el lo infinito…
El verdadero emperador del mundo,
Yo elevó los espíritus, yo arranco del humano fangal los corazones.
¡Y purificó en el incienso blanco, que arde en mi pecho, todas las pasiones¡”

“Gloria soy de los mártires; sus nombres viven en mi;
Yo pongo los cilicios, yo atormento la carne de los hombres
¡Soy el padre de todos los suplicios.yo doy alas al genio,
Fuerza al justo, esperanza a todos los anhelos¡
Por mi, solo por mi, subió el Augusto Redentor desde el Golgota a los Cielos.”

El rapsoda callo.
Yo lo miraba entre una nube de melancolía .
Su corazón como bullente lava a través de su pecho se encendía ,
Su frente era muy blanca, su mejilla honda , muy honda…
Sus cabellos canos; de ébano y oro excelsa maravilla
Columpiaba una citará en sus manos.
Como dos claros pozos de tranquilas aguas en cuero de marmorea roca,
Se remansa el llanto en sus pupilas sobre el rictus amargo de su baca

Aquel hombre… ¿quien eres¿. ¿Acaso un loco¿ ¿te llamas¿
Pregunté… y el peregrino: “Soy el dolor” me dijo, y poco a poco
Se alejó en las revueltas dl camino …
Marchó de cara al moribundo día hacia el lejano resplandor postrero,
Y a manera de sol que se moría, su planta iba sangrando en el sendero
abrió la noche su portal; los astros compensaros a hervir
Y un gran Lucero lloro su Luz sobre los tibios rastros
Del muerto sol y de senil viajero
Pronto la luna apareció, serena, sobre un picacho de la curva Andina
Y una lechuza desgranó su pena desde el roto esqueleto de una encina.

Allí quedome estático y suspenso sin saber de mi nada;
Al otro día pensé en el peregrino…
¡Y en el pienso a través de los años todavía¡.

Flores negras

Julio Flórez (1837-1885)México

Oye bajo las ruinas de mis pasiones,
Y en fondo de esta alma que ya no alegras,
Entre polvos de ensueños y de ilusiones
Yacen entumecidas mis flores negras.

Ellas son el recuerdo de aquellas horas
En que preso en mis brazos te adormecías,
Mientras yo suspiraba por las auroras
de tus ojos…auroras que no eran mias.

Ellas son mis dolores, capullos hechos;
Los intensos dolores de mis entrañas
Sepultan sus raíces, cual los helechos
En las húmedas grietas de las montañas.

Ellas son tus desdenes y tus reproches
Ocultos en esta alma que ya no alegras;
Son,por eso, tan negras como las noches
De los gélidos polos, mis flores negras.

Guarda, pues, este triste, débil manojo,
Que te ofrezco de aquellas flores sombrías,
Guárdalo, nada temas… es un despojo
Del jardín de mis hondas melancolías.

Sabor a mi

¡Un bolero¡

que cantaron ” Los Panchos”
El autor es el compositor mexicano: Albaro Carrillo (1921-1969)

¡tanto tiempo disfrutamos de este amor¡
Nuestras almas se acercaron tanto así
Que yo guardo tu sabor.
¡Pero tú llevas también sabor a mi¡

Si negaras mi presencia en tu vivir,
Bastaría con abrasarte y conversar…
¡Tanta vida yo te di
Que por fuerza tienes ya, ¡sabor a mi¡

No pretendo, ser tu dueña,
No soy nada… yo no tengo vanidad,
De mi vida, doy lo bueno,
… soy tan pobre ¿que otra cosa puedo dar¿

No pretendo ser tu dueña,
No soy nada yo no tengo vanidad,
De mi vida doy lo bueno,
Soy tan pobre que otra cosa puedo dar.

Pasarán más de mil años, muchos más
Yo no sé si tenga amor la eternidad
Pero allá tal como aquí,
En mi boca llevare sabor a ti

El Niño que quería ser televisor

Colaboración de Lupita Enríquez ( tomado de internet)

Señor.
No quiero pedirte nada especial ni inalcanzable… como ocurre con otros niños que se dirigen a Ti cada noche. ¡Tú eres bueno ¡ y proteges a todos los niños de la tierra,
¡Hoy quiero pedirte un gran favor¡… sin que se enteren mis padres.
¡Transformame en un televisor¡
¡Para que mis padres me cuiden¡… como cuidan al televisor,
Para que me miren con el mismo interés conque mi madre mira su telenovela preferida
Y mi padre su programa deportivo favorito.
Quiero hablar como ciertos animadores, que cuando lo hacen, toda mi familia se calla para escucharlos con atención y sin interrumpirlos.

Quiero ver a mi madre suspirar frente a mi como lo hace cuando mira un defile de modas,
O poder hacer reír a mi padre… como lo logran ciertos programas humorísticos,
O simplemente que me crean cuando les cuentos mis fantasías si necesidad de decir
“¡Es cierto yo lo escuché en la tele¡”

Quiero representar al televisor para ser el rey de la casa,
El Centro de atención ¡que ocupa el mejor lugar en la casa¡
Para que todas las miradas se dirijan a mi.
Quiero sentir sobre mi la preocupación, que experimentan mis padres cuando el televisor
Comienza a fallar y rápidamente llaman al técnico.

¡Quiero ser televisor para ser el mejor amigo de mis padres ¡el héroe favorito¡
¡El que más influye en sus vidas¡ el que recuerden que soy su hijo,
Y el que, ojala, les mostrará más paz que violencia.

¡Señor déjame ser televisor aunque sea un momento¡

Oración de Santa Teresa al Cristo Crucificado

Un poema de Santa Teresa de Jesus.

No me mueve mi Dios para quererte
El cielo que me tienes prometido,
Ni me mueve el infierno tan temido
Para dejar por eso de ofenderte.

¡Tu me mueves, Señor¡ muéveme al verte
Clavado en esa cruz y escarnecido,
Muéveme ver tu cuerpo tan herido,
Mueveme Tus afrentas y Tu muerte.

Muéveme, en fin, Tu amor, y en tal manera,
Que aunque no hubiera cielo, yo Te amara,
Y aunque no hubiera infierno, Te temiera,

No me tienes que dar porque te quiera,
Pues aunque lo que espero no esperará,
Lo mismo que Te quiero Te quiciera.

Nada te turbe

Santa Teresa de Jesus (1515-1585)España
“Fue una religiosa y escritora española considerada una de las
Grandes mujeres místicas de la historia universal”( tomado de Mensajes Cristianos)

Nada te turbe
Nada te espante;
Todo se pasa;
Dios no se muda,
La paciencia todo lo alcanza,
Quien a Dios tiene,
Nada le falta.
¡Solo Dios basta¡

Sant Teresa de Jesus

Caminante no hay camino

Un poema de Antonio Machado. (1875- España- 1939- Francia)
Gran poeta y profesor de francés

Todo pasa y todo queda
Pero lo nuestro es pasar
Pasar haciendo caminos
Caminos sobre la mar.

Nunca perseguí la gloria
Ni dejar en la memoria
De los hombres mi canción;
¡Yo amo los mundos sutiles,
Ingrávidos y gentiles
Como pompas de jabón¡

Me gusta verlos pintarse
De sol y grana…volar
bajo el cielo azul temblar
Súbitamente y quebrarse.

Nunca perseguí la gloria…

Caminante, son tus huellas
El camino y nada más;
Caminante no hay camino,
Se hace camino al andar.

Al andar se hace camino,
Y al volver la vista atrás
Se ve la senda que nunca
Se ha de volver a pisar.

… caminante no hay camino,
Sino estelas en la mar.

Hace algún tiempo en este lugar
Donde hoy los montes se visten de espinos
Se oyó la voz de un poeta gritar
” caminante no hay camino, se hace camino al andar…”

¡Golpea golpe, verso a verso…¡

Cuando el jilguero no puede cantar.
Cuando el poeta es un peregrino
Cuando de nada nos sirve rezar…
” caminante no hay camino
Se hace camino al andar…”

Golpe a golpe, verso a verso…

Canción de la espera

Un poema más del gran poeta cubano: José Angel Buesa (1910-1982)

Espero tu sonrisa y espero tu fragancia
Por encima de todo, del tiempo y la distancia,
Yo no sé desde donde, hacia donde, ni cuándo
Regresarás… se solo que te estaré esperando.

En lo alto del bosque y en lo hondo del lago,
En el minuto alegre y en el minuto aciago,
En la función pagana y en el sagrado rito,
En el limpio silencio y en el áspero grito.

Allí donde es más fuerte la voz de la cascada,
Allí donde está todo y allí donde no hay nada,
En la pluma del ala y en el sol del ocaso,
Yo esperaré el sonido rítmico de tu paso.

Comprendo que de mi ya se ría la gente
Al ver como te espero desesperadamente,
Cuando todos los astros se apaguen en el cielo,
Cuando todos los pájaros paralicen el vuelo.

Cansado de esperarte, ese día lejano
¡Yo te estaré esperando …todavía¡

No importa; aunque me digan todos que desvarío,
Yo te espero en las hondas musicales Del Río,
En la nube que llega blanca de su trayecto,
En el camino angosto y en el camino recto.

Niño, joven o anciano, sonriendo o llorando
En el alba o en la tarde, yo te estaré esperado,
Y si me convenciera que ese ansiado dia
No habría de llegar…¡también te esperaría¡