Confesaré mi error. Diré que en vano

un poema de:Carlos Salomon (1923-1955) España.

cofesare mi error. Dire que en vano quise,
¡grite mis sueños hacia arriba¡
que camine de noche a la deriva
sin recoger lo que toco mi mano.

¡Siempre era tarde¡… cuando fue temprano,
agua de bosque cuando llama viva,
si acado rama, se torno en furtiva raiz,
invierno si mire verano.

Confesare que vagabundo anduve
y que pedi que me olvidaran
cuando alto era el cielo de la noche clara.

Y mas allas de la azulada nube
estaba Dios. a solas, esperando
¡que entre todas las cosas le escuchara¡

Poema del Fracaso 

Un poema mas de¡ gran poeta cubano Jose Angel Buesa.( 1919-1982)

mi corazon un dia, tuvo una ancia suprema,
que aun hoy lo embriaga cual lo embriagara ayer,
Queria aprisionar un alma en un poema,
y que viviera siempre…¡pero no pudo ser¡

Mi corazon, un dia, silencio su latido,
y en plena lozania se sintio envejecer;
Quiso amar un recuerdo mas fuerte que el olvido
y morir recordando … Pero no pudo ser.

Mi corazon,un dia, soño un sueño sonoro,
en un fugaz anhelo de gloria y de poder;
Subio la escalinata de un palacio de oro
y quiso abrir las puertas…¡pero no pudo ser¡

Mi corazon un dia, se convirtio en hoguera,
por vivir plenamente la fiebre del placer ;
Ansiaba el goce nuevo de un emocion cualquiera.
¡un goce para el solo¡…pero no pudo ser.

Y hoy llegas Tu, a mi vida, con una sonrisa clara,
¡con tu sonrisa clara, que es un amanecer;
y ante el sueño mas dulce que nunca antes soñara,
quiero vivir mi sueño… Pero no puede ser.

Y he de decirte adios para siempre, qurido,
sabieno que te alajas para nunca volver.
¡Quisiera retenerte para toda la vida…¡
¡pero no puede ser¡… Pero no puede ser.

El Celaje

un poema de Amado Nervo.

¿Donde fuiste, amor, a donde fuiste¿
Se extinguio en el poniente el manso fuego,
y tu que me decias “Hasta luego volvere por la noche”
…¡No volviste¡

¿En que zarzas tu pie divino heriste¿
¿Que muro cruel te ensordecio a mi ruego¿
Que nieve supo congelar tu apego
y a tu memoria hurtar mi imagen triste¿

¡Amor ya no vendras¡ En vano ansiosa,
de mi balcon atalayando vivo
el campo verde y el confin brumoso.

Y me finge un celaje fugitivo
nave de luz que, al final reposo,
va tu dulce fantasma pensativo.