Olvido

Argentina. Un poema de Don Ramon de Almagro (1934…

Tu puedes olvidar y los recuerdos
Se pegan a mi piel como un castigo.

Tu puedes olvidar, yo solo vivo
Añorando el querer que se ha perdido.

Tu puedes olvidar y en cada noche
Mil vueltas siempre doy buscando Olvido.

Tu puedes olvidar, como quisiera
Olvidar como tú…sin un suspiro.

Guantanamera.

Cuba. Una canción patriótica (Guajira)
escrita en 1928 por el poeta José Martí.(1853-1895)

Yo soy un hombre sincero,
De donde crece la Palma,

Yo soy un hombre sincero,
De donde crece la Palma,
Y antes de morirme quiero
Sacar mis versos de mi alma.

Guantanamera, guajira Guantanamera
Guantanamera, guajira Guantanamera.

Mi verso es de un verde claro,
Y de un carmín encendido,

Mi verso es un ciervo herido
Que busca en El Monte amparo.
Guantanamera, guagira Guantanamera.
Guantanamera…

Con los pobres de la tierra,
Quiero yo mi suerte echar,

Con los pobres de la tierra
Quiero yo mi suerte echar,

El arroyo de la tierra,
me complace más que el mar.

Guantanamera…

Mantelito blanco

Una canción chilena de Nicanor molinare (1896-1959) Canta Yaco Monty

Mantelito blanco, de la humilde mesa
En que compartimos el pan familiar,
Mantelito blanco hecho por mi madre
En horas de invierno de nunca acabar.

Tienen sus dibujos figuras pequeñas,
Avecitas locas que quieren volar.
Las bordó mi madre en horas de invierno
Que junto a mi cuña me enseño a rezar…

Mantelito blanco de la humilde mesa
En que compartimos el pan familiar
Mantelito blanco hecho por mi madre
En horas de invierno de nunca acabar,

Tienen tus dibujos figuras pequeñas
Avecitas locas que quieren volar,
Las bordó mi madre en aquellas noches
Que junto a mi cuña me enseño a rezar
…que junto a mi cuña me enseño a rezar…

Hay dos letras grandes, en el Mantelito,
Letras veneradas que he de recordar;
Son las iniciales de mis dos viejitos…
Ausentes por siempre…por siempre jamas.

Son las iniciales de mis dos viejitos
Ausentes por siempre por siempre jamas.

Ansiedad

Argentina.
Marilina rebora (1919- 1999)

Ansia de estar un día en un puente de mando,
Recibir en el rostro el castigo del viento;
Sin ninguna arribada, por siempre navegando…
!sin dudas ni temores! cansancio o desaliento .

Y no saber siquiera, en que forma ni cuando,
Ha de concluir el viaje -en milagro o en cuento-;
Ni cuando retornar a este mi lecho blando,
Ni a la antigua ventana, ni al dorado aposento…

Acres de sal en Los labios, ruda racha en la frente,
Perdido el horizonte, sin destino la nave,
Sin nada que la guíe, sin nadie que la oriente.

Mecida por las olas , columpiada en la cresta,
Apenas sobre el mástil las alas de algún ave;
Solo el rumor Del Mar, !y Dios como respuesta!

Los Americanos.

Una canción que canto con un poquito de picardía Piero.

Ellos nacen ancianos,
y van envejeciendo, a través de la vida,
…Los americanos.

Y nacen convencidos, que no hay nadie en el mundo
Que sea más importante, que los americanos.

Napoleón para ellos, fue un señor italiano,
Que “organizó la cosa…
Sin americanos.

Y están más que seguros, que no hubieran perdido
Waterloo con la ayuda, de Los americanos.

Si conocen historia, no es por haber leído
Si no de haberlo visto en el cine americano.

Con grandes escenarios, y música grandiosa
En el sutil estilo, de los americanos.

De mandíbulas grandes, de tanto mascar chicles
Es muy común el verlos, a los americanos
Luciendo mil colores…todos menos el negro
Al que no consideran, del gusto americano.

Cuando son mayorcitos, se visten de turistas
Y salen por el mundo, los americanos
En viaje organizado, con romance incluido
Y a la larga pagado, por los americanos.

Si algo que se admira, donde quiera que vallan
Es la gran elegancia, de los americanos
Con típicos atuendos, se mezclan con la gente
Y nadie se da cuenta, que son americanos.

Y además siempre compran, valiosas cosas viejas
Recién envejecidas, para los americanos
Y después en sus casas, reciben amistades
Que alaban el buen gusto, de los americanos.

Y en los clubes nocturnos, después de algunas copas
Se sienten inspirados, los americanos
Y es muy común hallarlos, bailando sin descanso
Derrochando la gracia de los americanos.

Y bien amigos míos, ya basta por ahora,
les dije lo que pude… De los americanos
Y si los ven …si los ven
les dan mis respetuosos saludos a los americanos.

La luna

Un poema de Jaime Sabines.(1926-1999)¡un gran poeta!

La luna se puede tomar a cucharadas,
O como una cápsula cada dos horas.
Es buena como hipnótico y sedante

… y también alivia.
A los que se han intoxicado de filosofía
Un pedazo de luna en el bolsillo
es mejor amuleto que “la pata de conejo”

La luna sirve para encontrar a quien se ama,
Para ser rico sin que nadie lo sepa
Y para alejar los médicos y las clínicas.

Se puede dar de postre a los niños
Cuando no se han dormido,

Y unas gotas de luna en los ojos de los ancianos
Ayudan a bien morir.

Pon una hoja de luna
Debajo de la almohada
Y mirarás lo que quieras ver.

Lleva siempre un frasquito del aire de la luna
Para cuando te ahogues,

Y dale la llave de la luna
A los presos desencantados,

Para los condenados a muerte
Y para los condenados a vida
No hay mejor estímulo que la luna
En dosis precisas y contrólalas.

Corazón mágico.

Una canción que canto maravillosamente DYANGO

He visto entre los árboles,
Tu pelo que jugaba con el viento,
De pronto un sentimiento,
Se apodera de mi mente…!y eres tú!

El sol se ha levantado por menguante,
Y el mar le está mirando desde el sur.
Te miro y de repente…
El horizonte es tan distante…como tú.

Te miro y de repente,
El horizonte es tan distante como tú.

Corazón ?que le hecho a mi corazón?
Corazón, luna llena, canción de amor,

!La vida siempre ha sido así!
Tu por tu lado y yo por aquí…
Corazón mágico.

Corazón ?que le has hecho a mi corazón?
Corazón, luna llena, corazón de amor
La vida siempre ha sido así.
Tu por tu lado y yo por ti
Corazón mágico.

Corazón ?que le has hecho a mi corazón?

Más lejos.

Suiza.
Robert Walser.(1878-1956)

Quise quedarme quieto,
Y me empujaron mas,

Pase por entre negros árboles,
Y bajo aquellos árboles,
Quise quedarme quieto…
Y me empujaron más.

Pase por verdes prados,
Y junto a su verdor,
…quise quedarme quieto,
Y… me empujaron más,

Pase por casas pobres,
Y en una de esas casas
Quise quedarme quito,

Quedarme un rato largo
Mirando su pobreza,
Y como asciende al cielo
El humo de su lumbre.

Dije esto y me reí,
rio también el verde .
Y el humo humeante,
Y…me empujaron más …

Si yo fuera hombre

Panama.
Un poema de Isabel illueca ( 1908- 1994) Panama.

Si yo fuera Hombre, !seria aventurero!
Sediento de mundo, ansioso de mar;
Me armaría de mares, de tierra y de cielo
Y entre mil placeres ahogaria el dolor.

Si yo fuera hombre nunca tendría vallas…
Nadie me diría “no puedes pasar”…
Saltando los fosos, borrando las rayas
Seguiría adelante sin jamás cesar.

Si yo fuera hombre, la fuerza que traba
Esta rebeldía que tengo en mi ser,
Sería como seda, de sutil y vaga,
Que mi recia mano podría deshacer.

Yo envidio tu cuerpo !fuerte y resistente…
Tu caja torácica ancha y varonil
Tu brazo de atleta … tu mano potente
Que estrecha la mia, sincera y gentil.

Te miro… te miro… mis ojos se alargan
De ancias de ser hombre !como lo eres tú!…
Tener la grandiosa cualidad del agua
Del Mar, que revienta con furia la barra
Y arrulla la arena con su blanco tul.

Si yo fuera hombre, !yo sería tu hermano,
Partiría contigo sueño y realidad…!
Viviría la vida sin este desgano
Y esta sed de muerte y de eternidad.

Mi taza de café.

Argentina. 1943
Un tango de: Alfredo Malerba (Música)
Y Homero Manzi ( Letra)

La tarde está muriendo detrás de la vidriera,
Y pienso mientras tomo mi taza de café.

Desfilan los recuerdos, los triunfos y las penas,
Las luces y las sombras del tiempo que se fue.

La calle está vacía… igual que mi destino.
Amigos y cariños, Barajas del ayer.

Fantasmas de la vida, mentiras del camino
Que evocó mientras tomó mi taza de café.

Un día alegremente te conocí, ciudad.
Llegue trayendo versos y sueños de triunfar.
Te vi desde la altura de un cuarto de pensión
Y un vértigo de vida sintió mi corazón.
Mi Pueblo estaba lejos, perdido más allá.
Tu noche estaba cerca, !tu noche pudo más!
Tus calles me llevaron, tu brillo me engaño,
!ninguno fue culpable …ninguno más que yo…

El viento de la tarde revuelve la cortina.
La mano del recuerdo me aprieta el corazón.

La pena del otoño agranda la neblina:
Que se cuela por la puerta de mi desolación.

Inútil pesimismo, deseo de estar triste.
Manía de andar siempre pensando en el ayer.

Fantasmas del pasado que vuelven y que insisten
Cuando en las tardes tomó mi taza de café…