La rosa del jardinero

España.
Los hermanos Álvarez Quinteros son los autores de este hermosa poema.

Era un jardín sonriente;
Era una tranquila fuente de Cristal;
Era, a su borde asomada una rosa inmaculada de un rosal.

Era un viejo jardinero
Que cuidaba con esmero del vérmelo,
Y era la rosa un tesoro
De más quilates que el oro para el.

A la orilla De la Fuente un caballero paso,
Y a la rosa dulcemente…de su tallo separo.
Y al notar el jardinero que faltaba en el rosal
Cantaba así, plañidero, receloso de su mal:

“Rosa la más delicada, que por mi amor cultivada nunca fue,
Rosa, la más encendida, la más fragante y pulida que cuide,
Blanca Estrella que del cielo curiosa de ver el cielo resbaló.
A la que una mariposa de mancharla temerosa no llegó.

¿Quien te quiere?
¿Quien te llama?
Por tu bien o por tu mal.
¿Quien te llevo de la rama que no estas en tu rosal?

¿Tú no sabes que es grosero el mundo?
¿Que es traicionero el amor?
¿Que no se aprecia en la Vida la pura miel escondida en la flor?

¿Bajo que Cielo caiste?
¿A quien tú tesoro diste virginal?
.¿En que manos te deshojas ?
¿Que aliento quema tus hojas infernal?

¿Quien te cuida con esmero
Como el viejo jardinero te cuido?
¿Quien por ti solo suspira?
.¿Quien te quiere? ¿Quien te mira como yo?

.¿Quien te miente que te ama con Fe y con ternura igual?
¿Quien te llevo de la rama, que no estas en tu rosal?
¿Por que te fuiste tan pura de esta vida a la ventura y al dolor?
¿Que faltaba a tu recreo y a tu inocente deseo soñador?

En la fuente limpia y clara ¿espejo que te copiara no te di?
¿Los pájaros escondidos, no cantaban en sus nidos para ti?
Cuando era el aire de fuego, no refresque con mi riego tu calor?
¿No te dio mi trato amigo en las heladas abrigo protector?

¿Quien para si te reclama?
¿Te hará bien o te hará mal?
¿Quien te llevo de la rama que no estas en tu rosal?”

Así un día y otro día,
Entre espinas y entre flores,
El jardinero plañia,
Imaginando dolores,
Desde aquel en que a la fuente
Un caballero llegó,
Y a la rosa dulcemente
De su tallo separo.

Del campo

Nicaragua
Rubén Dario(1867-1916)

Pradera .¡feliz dia!
Del regio Buenos Aires, quedaron allá lejos:
El fuego y el hervor;
Hoy, en tu verde triunfo tendrán mis sueños vida,
Respiraré tu aliento, me bañare en tu sol.

¡Muy buenos días, huerto, saludo la frescura,!
Que brota de las ramas de tu durazno en flor;
Formada de rosales tu calle de Florida
Mira pasar la Gloria, la Banca y el sport.

Un pájaro poeta, rumia en su buche versos;
Chismoso y petulante, charlando va un gorrión;
Las plantas trepadoras conversan de política;
Las rosas y los lirios, del arte y el amor.

Rigiendo su cuadriga de mágicas libélulas,
De sueños millonarios, pasa el travieso Pack,
Y, espléndida sportswoman, en su celeste carro,
La emperatriz Titania seguida de Oberón.

De noche, cuando muestra su medio anillo de oro,
Bajo el aZul tranquilo, la amada de Pierrot,
Es una fiesta pálida la que En el huerto reina,
Toca en la lira el aire su: Do-Re-Mi-Fa-Sol.

curiosas las violetas a su balcón se asoman,
Y una suspira: “¡Lastima que falte el ruiseñor!”
Los silfos acompañan la danza de las brisas
En un walpurgis vago de aroma y de visión.

De pronto se oye el eco del grito de la pampa;
Brilla como una puesta del argentino sol;
Y un espectral bonete, como una sombra cruza,
Sobre su espalda un poncho; sobre su faz, dolor.

“¿Quien eres, solitario viajero de la noche?”
“Yo soy la Poesía que un tiempo aquí reino;
¡”Yo soy el postrer gaucho que parte para siempre,
De nuestra vieja Patria llevando el corazón!”

Con el alma en los labio

Ecuador.
Julio Jaramillo (1935- 1978) ( “El Ruiseñor de America”

Cuando de nuestro amor,
la llama apasionada, dentro tu pecho amante,
contemples extinguida
Ya que solo por ti la vida me es amada,
El día que me faltes, ¡me arrancare la vida!
Porque mi pensamiento, lleno de este cariño;
Que en una hora feliz, me hiciera esclava tuya,
Lejos de tus pupilas, es triste como niña,
Que se duerme soñando , en su acento de arrullo.

Para envolverte en besos, quisiera ser el viento,
Y quisiera ser todo, lo que tu mano toca;
Ser tu sonrisa, ser hasta tu mismo aliento,
Para poder estar más cerca de tu boca.

Vivo de tus palabras y eternamente espero
Llamarte mío, como quien espera un tesoro;
Lejos de ti comprendo, lo mucho que te quiero,
Y besando tus cartas, ingenuamente lloro.

Perdona si no tengo, palabras con que pueda,
Decirte la inefable, pasión que me devora,
para expresar mi amor, solamente me queda,
Rasgarme el pecho, amado y en tus manos de seda
Dejar mi palpitante corazón que te adora.

Por que volviste a mi

Mexico
Una canción que José Alfredo Jiménez canto muy bien.

¿Porque volviste a mi?
Siendo tan grande el mundo, habiendo tantas otras…
¿Por que volviste a mi?

Después de aquel ayer, que tú lo maldeciste,
Y luego destruiste…
¿A que quieres volver?

En mi ya no hay amor
En mi alma ya no hay nada,
Mi vida aventurera, contigo termino.

¿Porque volviste a mi, buscando compasión?
Sabiendo que en la vida
Le estoy poniendo letra a mi ultima canción.

En mi ya no hay amor,
En mi alma ya no hay nada.
Mi vida aventurera contigo termino.

¿Por que volviste a mi buscando compasión?
¿Sabiendo que en la vida
Le estoy poniendo letra a mi ultima canción?

A que quieres volver…

.

Cuando vuelvas

Mexico
Agustín Lara

Te me vas, te me vas de la vida
Como van las arenas al mar.
Te me vas, sabe Dios si es mentira,
Sabe Dios si otra vez volverás.

Cuando vuelvas
Nuestro huerto tendrá rosas,
Y estará la Primavera floreciendo para ti,
Cuando vuelvas hallarás todas las cosas
En el sitio que quedaron cuando quisiste partir.

Cuando vuelvas, pedacito del recuerdo,
Compañero de mi vida, luz de mi soledad.
Cuando vuelvas arderán los pebeteros
Y una lluvia de luceros a tus pies se tenderá.

Cuando vuelvas arderán los pebeteros
Y una lluvia de luceros a tus pies se tenderá

La que murió en Paris

Argentina
¡Un tango!: Enrique Maciel(musica)
Hector Blomberg( letra)

Yo se que aún te acuerdas del barrio perdido,
De aquel Buenos Aires que nos vio partir,
Que en tus labios fríos aún tiemblan los tangos
Que en Paris cantabas antes de morir.

La lluvia de otoño mojó los castaños,
Pero ya no estabas en el bulevar…
Muchachita criolla de los ojos negros,
Tus labios dormidos ya no han de cantar.

Siempre te están esperando
Allá en el barrio feliz.
…Pero siempre está nevando
Sobre tu sueño en Paris.

Paloma como tosías
Aquel invierno, al llegar…
Como un tango te morías
En el frío bulevar…

Envuelta en el poncho temblabas de frío
Mirando la nieve caer sin cesar,
Buscabas mis manos, cantando, en tu fiebre,
El tango que siempre me hacía llorar.

Me hablabas del barrio que ya no verías,
De nuestros amores y de un carnaval…
Y yo te miraba… Paris y la nieve
Te estaban matando, flor de mi arrabal.

Y así una noche te fuiste
Por el frío bulevar,
Como un tango viejo y triste
Que ya nadie ha de tocar.

¡¡Siempre te están esperando
Allá en el barrió feliz!

Pero siempre está nevando
Sobre tu sueño en Paris…

Sobreviviendo

Argentina
Víctor Heredia

Me preguntaron como vivía, me preguntaron”
“Sobreviviendo”. Dije, “sobreviviendo”

Tengo un poema escrito más de mil veces
En el repito siempre: que mientras alguien
Proponga muerte sobre esta Tierra
Y se fabriquen armas para la guerra
Todos frente al peligro, sobreviviendo.
Tristes y errantes hombres, sobreviviendo.

Sobreviviendo, sobreviviendo.
Sobreviviendo, sobreviviendo.

Hace tiempo no río… como hace tiempo
Y eso que yo reía como jilguero,
Tengo cierta memoria que me lastima
Y no puedo olvidarme lo de Hiroshima.

Cuanta tragedia sobre la tierra…
Hoy que quiero reírme apenas puedo
Ya no tengo la risa como un jilguero
Ni La Paz de los pinos del mes de Enero.

Ando por este mundo sobreviviendo

Sobreviviendo, sobreviviendo,
Sobreviviendo, sobreviviendo.

Yo no quiero ser solo un sobreviviente
Quiero elegir el día para mi muerte.
Tengo la carne joven, roja la sangre
La dentadura buena y la mente limpia

No quiero ver un día manifestando
Por La Paz del mundo a los animales
¡Como me reiría ese loco día
Ellos manifestándose por la vida
Y nosotros apenas sobreviviendo !

Sobreviviendo, sobreviviendo
Sobreviviendo, sobreviviendo.

Algo mas

España
José Luis Hidalgo (1919-1945)
Un gran poeta.

Nunca he sabido si acaso la muerte
Era algo más que tocar una rosa,
Y sentir que sus pétalos rojos se ocultaban,
De pronto, en la sombra.

Me he perdido de noche en un bosque
Y vino a encontrarme la luz de la aurora,
Y he comprendido que el sol encendido
Dora de nuevo las lívidas lomas.

Porque la muerte no toca a los hombres
Cuando en lo oscuro sus cuerpos se borran.
Sabe la tierra que late su entraña?
Sabe la noche que todo retorna?

Solo los hombres no saben…
Pensamos que el corazón es igual que la rosa.

La quiero a morir

Francia
Francis Cabrel
Una linda canción que interpreta muy bien este maravilloso cantante

Y yo que, hasta ayer, solo fui un holgazan
Y, hoy, soy el guardián de sus sueños de amor,
¡La quiero a morir!

Podéis destrozar todo aquello que veis
Porque ella, de un soplo, lo vuelve a crear
Como si nada, como si nada,
La quiero a morir.

Ella borra las horas de cada reloj,
Me enseña a pintar transparente el sol
Con su sonrisa.

Y levanta una torre desde el cielo hasta aquí
Y me cose unas alas y me ayuda a subir
A toda prisa, a toda prisa,
La quiero a morir.

Conoce bien, cada querrá,
Cada herida, cada sed
Conoce bien, cada guerra de la vida
Y del amor, también.

Me dibuja un paisaje y me lo hace vivir
En un bosque de lápiz, se apodera de mi.
La quiero a morir.

Y me atrapa en un lazo que no aprieta jamás
Como un hilo de seda que no puedo soltar
La quiero a morir. No quiero soltar
La quiero a morir.

Cuando trepó a sus ojos me enfrento al mar
Dos espejos de agua encerrada en Cristal
La quiero a morir

Solo puedo sentarme, solo puedo charlar
Solo puedo enredarme, solo puedo aceptar
Ser solo suyo, solo suyo,
La quiero a morir

Conoce bien, cada guerra
Cada herida. Cada sed
Conoce bien, cada guerra
De la vida, y de el amor…también

Y yo que, hasta ayer, solo fui un holgazan
Hoy, soy el guardián de sus sueños de amor
La quiero a morir

Podéis destrozar todo aquello que veis
Porque ella, de un soplo, lo vuelve a crear
Como si nada, como si nada
La quiero a morir.

Poema del trópico

Nicaragua.
Ruben Dario.

¡Que alegre y fresca la mañanita!
Me agarra el aire por la nariz:
Los perros ladran, un chico grita
Y una muchacha gorda y bonita,
Junto a una piedra, muele maíz.

Un mozo trae por un sendero
Sus herramientas y su morral:
Otro con caites y sin sombrero
Busca una vaca con su ternero
Para ordeñarla junto al corral.

Sonriendo a veces a la muchacha,
Que de la piedra pasa al fogón,
Un sabanero de buena fachada,
Casi en cuclillas afila el hacha
Sobre la orilla del molejón.

Por las colinas la luz se pierde
Bajo el cielo claro y sin fin,
Ahí el ganado las hojas muerde,
Y hay en los tallos del pasto verde,
Escarabajos de oro y carmín.

Sonando un cuerno corvo y sonoro,
Pasa un vaquero, y a plena luz
Vienen las vacas y un blanco toro,
Con una mancha color de oro
Por la barriga y en la testuz.

Y la patrona, bate que bate,
Me regocija con la ilusión
De una gran taza de chocolate,
Que ha de pasarme por el gáznate
Con la tostada y el requesón.