El Mundo

Rafael Porlan (1899-1945) España

¡El Mundo¡
Por otros… arrugado, maltrecho, …por el suelo…
¿Como has podido tu curármelo,
Ponerlo nuevo como una plana matinal,
Donde llegó a escribir, como todos…¿

¡Los nombres de las cosas con letra de colegio¡

Travesía

Chile
Un poema de Leonora Vicuña( 1952—–)

De la nada a la nada,
Como barcos.
Que salen de los puertos a la
Suerte.
Vamos de viaje en viaje con la
Muerte
Por los grises aguaceros y por charcos.

Después de navegar bajo los arcos
De la ciudad que ya no nos
Divierte,
Sentimos que la ruta nos
Pervierte
Y anclamos en los bares como barcos.

Allí nos transformamos en piratas
Que encuentran sus tesoreros
En el vino
Mientras la muerte entona serenatas.

Y el tiempo sigiloso va borrando
Esta marea que nos dio el destino
Y hacia la nada vamos
Navegando…

Midnight Dreams ( sueños de medianoche)

Un poema de José Asunción Silva.

Anoche, estando sola y ya media dormida,
Mis sueños de otras épocas se me han aparecido.

Los sueños de esperanzas, de glorias, de alegrías
Y de felicidades que nunca han sido mias.

Se fueron acercando en lenta procesiones
Y en el reloj de pendulo detuvose un momento.

La fragancia indecisa de un olor olvidado,
Llego como un fantasma y me hablo del pasado.

Vi caras que la tumba desde hace tiempo esconde,
Y oí voces oídas ya no recuerdo donde…

Los sueños se acercaron y me vieron dormida,
… se fueron alejando, sin hacerme ni un ruido.

Y sin pisar los hilos sedosos de la alfombra
Se fueron deshaciendo y hundiéndose en las sombras.

Sub-Umbra

Un poema de Jose Asunción Silva (1865-1896) Colombia

Tu no lo sabes… más yo he soñado
Entre mis sueños color de armiño,
Horas de dicha con tus amores
Besos ardientes… quedos suspiros,

Cuando la tarde tiñe de oro
Esos espacios que juntos vimos,
Cuando mi alma su vuelo emprende
A las regiones de lo infinot,

¡Nunca te olvides¡ aunque no me ames,
Aunque me odies…
¡Sueña con migo¡

Sabor a mi

Un bolero escrito en 1959 por el gran compositor mexicano:
Alvaro Carrillo(1921-1969)

Tanto tiempo disfrutamos de este amor,
Nuestras almas se acercaron tanto así.
¡Que yo guardo tu sabor¡
¡pero tú llevas también sabor a mi¡

Si negaras mi existiencia en tu vivir
Bastaria con abrazarte y conversar
¡Tanta dicha yo te di¡
Que por fuerza llevas tu sabor a mi.

No pretendo ser tu dueña,
No soy nada, yo no tengo vanidad,
De mi vida doy lo bueno
Soy tan pobre que otra cosa puedo dar.

Pasarán más de mil años,¡muchos más¡
Yo no sé si tenga amor la eternidad
¡Pero allá tal como aquí en la boca llevaras
Sabor a mi¡

No pretendo ser tu dueña …
No soy nada, yo no tengo vanidad

¿Que les queda a los jóvenes¿

Un poema de Mario Benedetti un gran poeta de Uruguay

¿Que les queda a los jóvenes en este mundo de paciencia y de asco¿
solo graftti¿ rock¿ escepticismo¿

¡También les queda no decir amén¡
¡No dejar que les maten el amor¡
¡Recuperar el habla y la utopía¡
¡Ser jóvenes sin prisa y con memoria¡
Situarse en una historia que es la suya
No convertirse en viejos prematuros.

¿Que les queda por probar a los jóvenes en este mundo de rutina y ruina¿
¿Cocina¿ ¿cerveza¿ ¿barras bravas…¿

Les queda respirar ¡abrir los ojos¡
Descubrir las raíces del horror,
Inventar paz así sea a ponchazos,
¡Entenderse con la naturaleza¡
¡Y con la lluvia y con los relámpagos¡
Y con los sentimientos y con la muerte esa loca de atar y desatar

¿Que les queda por probar a los jóvenes¿ en este mundo de consumo y de humo¿
¿Vértigos¿. ¿Asaltos¿ ¿discotecas¿

¡También les queda: discutir con Dios¡
Tanto si existe como si no existe…
Tender manos que ayudan
¡Habrír puertas entre el corazón propio y el ajeno¡
¡¡Sobre todo les queda hacer futuro, a pesar de las ruinas del pasado¡¡
… y los sabios granujas del presente…

Una calle

Un poema que trae recuerdos.
Del gran poeta argentino: Horacio Petroncini (1915-1972)

Una calle nos vive en el recuerdo…
Con un poco de cielo diferente.

Una calle que nace más allá… del común de las calles.
¡Y florece cada tarde que giran las calesitas
En baldíos con pájaros agrestes¡

Es acaso la calle donde aún nos esperan las lunas de Septiembre…

¡Cuantas veces queremos rehacerla¡
Y en antiguas memorias se nos pierde;
Pero un día… total, distinto…
un día en que el aire es feliz ¡la calle vuelve¡

Desde un mundo de sueños y de magia,
Con un poco de cielo diferente…
¡Y nos trae un ayer inolvidable,
¡Donde los árboles son siempre verdes¡

¡Con el húmedo aroma de los Malvones, que nos llega de nuevo tibiamente¡

Más allá de la tierra cotidiana, una calle nos vive para siempre,
Una calle que vuelve cada vez
Que regresan los días de Septiembre.

Sencillo y tuyo

Un gran poeta de Nicaragua. Angel Martinez Baigorri(1899-1971)

Ni quieras olvidar lo que has vivido,
No quieras olvidar lo que olvidaste.

¡Porque no era vivir lo que no amaste¡
Su tumba es el recuerdo de un olvido.

Si todo es tuyo lo que de ti ha nacido
Y tu naciste de lo que engendraste.

No aspires más a lo que no alcanzaste…
Ni te eches a morir en lo adquirido…

¡Que sencillez la de lo tuyo pleno¡
¡Que claridad tan sin complicaciones¡

¡La de un amor en todo tan sereno¡

Por mi pasado breve aspiraciones
Larga esperanza de un futuro lleno

¡Que sencillez la de lo tuyo bueno¡

Me beso y se fue

Jose Canet musica y letra.

Un vals del pasado escrito en 1935

Ayer, en un banco de la vieja plaza,
Que adorna mi Pueblo donde yo nací,
Comprobé con pena que la vida pasa,
… que la vida pasa llevándome así…

Y… he tardado tanto para comprenderlo,
Tuvo que alejarse el que yo adore
Para darme cuenta que así sin saberlo
Prendida en sus labios moría mi fe.

Sentada en el banco,recordé las tardes
En que muy juntitos tejimos los dos
El romance ardiente de un cariño sano,
… loca provinciana que soño un amor…

El era un Dios que llegó a Mi Pueblo
A olvidar su hastío, vencido tal vez,
Se arrullo en mi canto, divino y tirano,
Y una gris mañana me beso y se fue.

Y he quedado sola, con mis pensamientos,
En la vieja plaza que me vio crecer,
Escucho en silencio tantos juramentos
Mentiras piadosas de quién fuera infiel.

¡Cuantos sueños locos, forjó mi embeleso
Cuando en su regazo su voz me arrulló¡
Ave pasajera que ansioso de besos
Se posó en mis boca, me beso y partió.

Sentada en el banco, recordé las tardes
En que muy juntitos tejimos los dos
El romance ardiente de un cariño sano,
¡Loca provinciana que soñó un amor¡

El era un Dios que llegó a Mi Pueblo
A olvidar su astio, vencido tal vez,
Se arrullo en mi canto, divino y tirano
Y una gris mañana me beso y se fue.

Un cráneo en la sombra

Un poema diferente
pertenece al gran poeta de Guatemala Manuel José Arce Leal (1935-1985)

¿Donde poner la cabeza¿
Me dijeron:
– los pies sobre la tierra.
Las alas al viento
¿Y las manos¿ ¡arriba¡
¿Y la cabeza¿

Se han tejido teorías, se ha fabricado hipótesis :
-la cabeza debajo del sombrero
Encima de los hombros;
Al final del cogote;
Detrás del mecapal;
Bajo el cuchillo de la guillotina ;
Al encuentro de un tiro de pistola;
En medio de laureles;
Bajo la lupa de un sicoanálista.
¡Pero nunca en tus manos¡
Nunca en tu regazo
Nunca en la almohada, al lado de la tuya.

Y de no ser así
¿Como justificarla¿
Ya no es bastante decir;
Gracias a ella existe la industria de peines,
De analgésicos, de anteojos,
Libros y barberías,
Los dentistas, los oculistas y los narizologos
¡Tanta gente viviendo de este redondo y complicado fruto¡

Pero al final de cuentas
Yo solo estoy aquí preguntando una sola cosa:
Si no es entre tus manos, si no es en tu regazo,
Si no es sobre tu almohada, al lado de la tuya

¿Donde poner, entonces, la cabeza¿