Esta vieja canción.

Jose Ángel Buesa.

Esta vieja canción qui oí contigo,
Y que contigo di por olvidada,
Surge del fondo de la madrugada
Como la voz doliente de un amigo,

Yo se que la mujer que va contigo
No puede adivinar en mi mirada
Que esa canción que no le dice nada,
Le está diciendo lo que yo no le digo.

Y… al escuchar de pronto esa tonada,
Comprendo la amargura de un mendigo
Ante una puerta que le fue cerrada.

Pero intento reír, y lo consigo…
Como si no me recordara nada
Esta vieja canción que oí contigo.

Un Millón de Amigos

Brazil
Roberto Carlos.

Yo solo quiero mirar los campos,
Yo solo quiero cantar mi canto…
¡Pero no quiero cantar solita,
Yo quiero un coro de pajaritos!

¡Quiero llevar este canto amigo
A quien lo pudiera necesitar!

¡Yo quiero tener un millón de amigos
Y así más fuerte poder cantar!

Yo solo quiero un viento fuerte
Llevar mi barco con rumbo norte,
Y en el trayecto voy a pescar
Para dividir luego al arribar

¡Yo quiero creer en la paz del futuro
Quiero tener un lugar sin muros,
Quiero a mis hijos pisando firme,
Cantando alto, sonriendo libres!

Yo quiero amor siempre en esta vida
Sentir el calor de una mano amiga
Quiero a mi hermano sonrisa al viento
Verlo llorar pero de contento.

Vengan conmigo a ver los campos
Canten conmigo también mi canto
Pero no quiero cantar solita
Yo quiero un coro de pajaritos

Quiero llevar este canto amigo
Quien lo pudiera necesitar
Quiero tener un millón de amigos
Y así más fuerte poder cantar.

Aniversario

Cuba.
José Ángel Buesa.

Hoy hace un año…justamente un año.
Y llueve como entonces en el atardecer.
Y es una lluvia lenta, tan lenta que hace daño,
Porque casi no llueve…ni deja de lover.

Mi pena es una pena !sin tamaño!
En el tamaño triste de un nombre del ayer,
Aunque la gente pasa sin saber que hace un año…
Y aunque la lluvia ignora que llueve como ayer.

Letanías de la tierra muerta

Argentina
Un gran poema para meditar ¡a donde vamos caminando!
Pertenece a la gran poetiza argentina: Alfonsina Storni

Llegará un día en que la raza humana
Se habrá secado como planta vana…
Y el viejo sol en el espacio sea
Carbón inútil de apagada tea.

Llegará un día en que el enfriado mundo
Será un silencio lúgubre y profundo.

Una gran sombra rodeara la esfera
Donde no volverá la Primavera

La tierra muerta, como un ojo ciego,
Seguirá andando siempre, sin sosiego,
Pero en la sombra, a tientas, solitaria,
Sin un canto, ni un ¡Ay¡, ni una plegaria.

Sola, con sus criaturas preferidas
En el seno cansadas y dormidas.
(Madre que mancha aún con el veneno
De los hijos ya muertos en el seno)

Ni una ciudad en pie…Ruinas y escombros
Soportará sobre los muertos hombros.
Desde allí arriba, negra la montaña
La mirará con expresión huraña.

Acaso el mar no será más que un duro bloque de hielo,
Como todo oscuro…
Y asi, angustiado en su dureza, a solas
,¡Soñara con sus buques y sus olas..!

Y pasará los años en acecho
De un solo barco que le surque el pecho.

Y allá, donde la tierra se le aduna,
Ensoñara la tierra con la luna,
Y ya nada tendrá más que el deseo ,
Pues la luna será otro mausoleo

En bano querrá el bloque mover bocas
Para tragar los hombres y las rocas.
Oír sobre ellas el horrendo grito
Del náufrago clamando al infinito.

Ya nada quedará, de polo a polo
Lo habrá barrido todo un viento solo.
voluptuosas moradas de latinos
Y míseros refugios de beduinos.

Oscuras cuevas de los esquimales
Y finas y lugosas catedrales;
Y negros, y amarillos y cobrizos
Y blancos y malayos y mestizos.

… Se mirarán entonces bajo tierra
Pidiéndose perdón por tanta guerra.
De las manos tomados, la redonda tierra
Circundarán en una ronda

Y gemirán en coro de lamentos
“,¡Oh cuantos vanos, torpes sufrimiento !
La tierra era un jardín lleno de rosas
Y lleno de ciudades primorosas
Se recostaban sobre ríos unas,
Otras sobre los bosques y lagunas,
Entre ellas se tendían finos rieles,
Y florecía el campo, y todo era
Risueño y fresco como la pradera…

Y en vez de comprender, puñal en mano
Estábamos, hermano contra hermano,
Calumniabanse entre ellas las mujeres
Y poblaban el mundo mercaderes;

Íbamos todos contra el que era bueno ,!
A cargarlo de lodo y de veneno…

Y ahora, blancos huesos.
La redonda tierra rodeamos en hermana ronda.
Y de la humanidad, uestra llamarada
Sobre la tierra en pie …no queda nada.

Pero quien sabe si una estatua muda
De pie no quede aún sola y desnuda.
Y así, surcando por las sombras,
Sea el último refugio de la idea.

El último refugio de la forma
Que quiso definir De Dios la norma
Y que, aplastada por su sutileza,
Sin entenderla , dio con la belleza.

Y alguna, cariñosa Estrella,
Preguntara tal vez : “.?Quien es aquella.?
.?quien es ella que así se atreve,
Sola, en el mundo muerto que se mueve¿”

Y la amara por celestial instinto
Hasta que caiga, por fin desde su plinto.

Y acaso un día, por piedad sin nombre
Hacia esta pobre tierra y hacia el hombre.
La Luz de un sol que viaje pasajero
Vuelva a incendiar en su fulgor primero.

Y le insinué: Oh fatigada esfera:
.!sueña un momento con la Primavera,!
Absórbeme un instante Soy El Alma Universal
Que muda y no se cambia…

,!Como se moverán bajo la tierra
Aquellos muertos que su seno encierra

Y como empujando hacia La Luz divina
Querrá volar hacia el que los ilumina
Más será en vano en vano que los muertos ojos
Pretendan alcanzar los rayos rojos,

,.!En vano¡ !En vano,! .!Demaciado tarde!
Serán las capas, ay, ay sobre las huesas,!..
Amontonados todos y vencidos
Ya no podrán dejar los viejos nidos.

Y al llamado del astro pasajero ,
Ningún hombre podrá gritar !Yo quiero¡

Como la cigarra

Argentina
Maria Elena Walsh (1930-2011)

Tantas veces me mataron
Tantas veces me mori,
Sin embargo estoy aquí
Resucitando.

¡Gracias doy a la desgracia
Y a la mano con puñal
Porque me mato tan mal
Y… seguí cantando,!

¡Cantando al sol, como la cigarra!
Después de un año bajo la tierra
Igual que sobreviviente
Que vuelve de la guerra.

Tantas veces me borraron
Tantas desaparecí
A mi propio entiero fui
Sola y llorando.

Hice un nudo en el pañuelo
Pero me olvide después
Que no era la única vez
Y volví cantando…

Tantas veces te mataron
Tantas resucitaras
Tantas noches pasaras
Desesperando.

Y a la hora del naufragio
Y la de la soledad
Alguien te rescatará
…Para ir cantando…